Horizontes borrascosos: Un vistazo al futuro del control migratorio en Europa

JOHANNES WALTER  |  14/07/2021  |  ROUTED Nº16  |  TRADUCIDO DEL INGLÉS POR MAGDA R. DEHLI
Building Fortress Europe Cover Art XS.jpg

Imagen de cubierta de Building Fortress Europe. Obra de Sorrel Milne, cortesía de Johannes Walter.

Los suspiros de alivio recorren el sector turístico y de viajes europeo estos días. Justo a tiempo para la temporada con más actividad del año, las restricciones se relajan, y las aerolíneas y destinos vacacionales esperan recuperar parte del negocio perdido. Pero, mientras el Mediterráneo espera ávidamente a sus turistas, durante la pandemia se han puesto en marcha subrepticiamente medidas para reducir el número de migrantes que llegan a sus playas. Conforme la vida pública se precipita a volver a una normalidad postpandémica, se vuelve evidente que las emergencias humanitarias en las fronteras de Europa y más allá van a seguir formando parte de esta normalidad.

 

Para hacernos una idea de en qué dirección se encamina la política migratoria de la UE y sus estados miembros, es necesario comprender sus estrategias previas.

 

Con el objetivo de crear una plataforma que recoja datos sobre migraciones y les dé sentido en forma de relato inteligible, junté a un pequeño equipo, y a lo largo de los dos últimos años creamos buildingfortresseurope.com. A través de mapas y gráficos interactivos, el proyecto recorre las principales rutas migratorias y explora cómo ha cambiado el paisaje para los migrantes desde el Verano de las Migraciones en 2015. Más allá de las fronteras del espacio Schengen, se expone la implicación económica de Europa en el extranjero para mostrar cómo los responsables de violaciones de derechos humanos extienden sus regímenes fronterizos con financiación europea. Aquí destaco dos puntos: la militarización de las fronteras dentro del espacio Schengen ha regresado; y, en los últimos años, la UE y los estados miembros a título individual han establecido una red internacional de actores que reprimen a los migrantes por ellos. Al externalizar el control migratorio a gobiernos autoritarios, la UE refuerza y legitima sus acciones mientras sigue protegiendo su propia imagen de defensora de los derechos humanos.

 

Con el inicio de la pandemia, las medidas contra los migrantes se endurecieron rápidamente en las fronteras. En Grecia, devolver en caliente a los migrantes de cualquier edad se ha convertido en una práctica común; presuntamente, la Guarda de Costas helénica arrastra los barcos migrantes a mar abierto y los deja allí a la deriva. Italia cerró temporalmente sus puertos en 2020 y, desde su reapertura, se ha impedido repetidamente el funcionamiento de las embarcaciones de búsqueda y rescate de personas. En el Mediterráneo occidental, aumentaron las tensiones entre España y Marruecos, después de que el país magrebí deliberadamente desatendiera sus compromisos de retención de migrantes. Desde enero de 2021, la Organización Internacional para las Migraciones estima que hay un total de 898 personas (a fecha de 11 de julio) fallecidas y desaparecidas en el mar Mediterráneo, más del doble que en 2020. La cifra supera incluso el total de 2019, aunque ese año llegaron por mar casi 130.000 migrantes, mientras que en 2021 solo se han producido 55.000 llegadas. Dado que Italia impide la salida de embarcaciones de ONG y no hay ninguna implicación en las operaciones de búsqueda de la agencia fronteriza europea, Frontex, o la misión naval de la UE IRINI, la UE pretende dejar este trabajo exclusivamente en manos de las guardas costeras de los estados norteafricanos, sobre todo Libia, a la que la Unión financia y equipa con nuevas tecnologías.

 

La alineación de esta realidad con la visión de futuro que propone Bruselas queda en evidencia en el Nuevo Pacto sobre Migración y Asilo formulado en 2020. Según esta visión, la UE y los estados miembros deberían ampliar las alianzas con países extracomunitarios en materia de gestión migratoria. Los puntos de entrada a la UE se convertirían en zonas de detención, tránsito y retorno para aquellos que no se consideren merecedores de asilo, para acelerar los procedimientos sin tener que dar acceso a los solicitantes de asilo al país y las infraestructuras de apoyo.

 

No resulta sorprendente que Frontex se conciba como un actor clave en todos los procesos, desde las relaciones bilaterales con otros países a la vigilancia marítima, la coordinación de las operaciones de búsqueda y rescate, la gestión de fronteras y el retorno. El hecho de que actualmente la agencia esté siendo investigada por su implicación en devoluciones en caliente y haya recibido críticas por su estrecha vinculación con la industria armamentística puede ser problemático para la agencia, pero no lo suficientemente problemático como para que Bruselas reconsidere su estrategia.

 

El futuro de la gestión migratoria europea se asienta, sobre todo, en el alejamiento. Las tecnologías de vigilancia alejarán a los guardias de Frontex de los migrantes. Los puntos calientes de la frontera alejarán a los solicitantes de asilo de las sociedades y mercados laborales en los que de otra manera podrían integrarse. La externalización del control migratorio a otros países aumentará la distancia entre los migrantes y Europa, entre la UE y las violaciones de derechos humanos.

 

Sin embargo, por desesperación, siempre habrá personas que arriesguen sus vidas por la oportunidad de alcanzar una vida mejor. De la cifra mundial de solicitantes asilo hoy, son muy pocos los que viven en Europa, donde, sin embargo, se registra la mayoría de muertes de personas migrantes en el mundo. Es terrible pensar que, con la dirección que ha tomado ahora la UE, es poco probable que esto cambie en el futuro próximo.

Johannes Walter S.jpg

Johannes Walter

Johannes Walter es el creador del storymap digital Building Fortress Europe (www.buildingfortresseurope.com) y trabaja en la reintegración de retornados voluntarios procedentes de Alemania. También es voluntario en un centro receptor de solicitantes de asilo. Johaness se graduó en Antropología por la Universidad de Kent.

puerro largo.png

Otros artículos

Greta Lai.jpg

De WeChat a Clubhouse: La diáspora china en busca de la libertad de expresión online

Maximillian EllebrechtS.jpg

“Esto es hipocresía”: Entrevista a Giulia Tranchina sobre la política migratoria europea en Libia

Giacomelli,  Walker, Bedoni.png

The quarantine ship as ‘floating hotspot’: Racialised border practices in the Mediterranean Sea in the time of COVID-19