Viaje a la construcción del hogar: Nociones de hogar durante la pandemia de COVID-19

ALEJANDRA CASTELLANOS BRETON, LISA MARIE PEREZ SOSA & JOSÉ GUILLERMO RICALDE  |  24 DE OCTUBRE 2020  |  ROUTED Nº12  |  TRADUCIDO DEL INGLÉS POR MAGDA R. DEHLI

Imagen del proyecto de investigación. Cortesía de los autores.

Como estudiantes de máster Erasmus Mundus, seguimos un esquema de elevada movilidad durante nuestros programas académicos (como parte de una titulación de posgrado conjunta entre dos o más universitarias en un periodo de uno o dos años), lo que nos ha hecho reflejar sobre el hogar como un concepto dinámico. Al mismo tiempo, nos encontramos incómodos con el modelo heteronormativo de “hogar” que la sociedad ha perpetuado. Por ejemplo, la imagen de las relaciones heterosexuales se ha convertido en el paradigma que informa y modela las experiencias del hogar, y sigue siendo aún un modelo dominante que niega espacio a las diferencias.

 

A esto se ha añadido que, desde marzo de 2020 hasta hoy, las amistades, los medios de comunicación y los gobiernos nos han bombardeado con la frase “Quédate en casa”, la recomendación más común para luchar contra la pandemia de COVID-19. El constante uso acrítico del término “casa” nos despertó varias preguntas y se convirtió en una invitación para repensar la noción de hogar: ¿Qué es el hogar? ¿Cómo se siente? ¿Cómo se construye? Así, sentíamos curiosidad sobre cómo se han formado las nociones de hogar entre los actuales estudiantes LGTBQI+ de los másteres Erasmus Mundus durante la pandemia de COVID-19.

 

Más allá de las ideas tradicionales del hogar (vinculado a un lugar geográfico específico), el hogar es un concepto multidimensional y multiescalar abierto a interpretaciones y usos. Es una palabra familiar a la que las personas suelen añadir significados y connotaciones emocionales. El hogar también está relacionado ante todo a las experiencias vitales del día a día que implican distintas temporalidades, espacios y lugares.

 

En este sentido, las concepciones del hogar no son estáticas, sino “procesos dinámicos en los que intervienen actos de imaginar, crear, deshacer, cambiar, perder y trasladarse”. Por ello, nuestro estudio entiende el hogar como una noción relacional: conlleva un conjunto de relaciones, recuerdos y aspiraciones influidos por prácticas materiales y sociales a través de las cuales los individuos ordenan su realidad social en términos de espacio y tiempo.

 

El proceso de añadir un sentido de hogar a la vida propia es lo que Paolo Boccagni denomina “homing”. Este proceso incluye las formas cambiantes de entender el hogar según los estándares culturales y sociales concretos; las formas de cultivarlo como una experiencia emocional relacional; y las formas de orientar las múltiples prácticas sociales propias. En pocas palabras, el proceso de homing trata de reproducir, reconstituir y posiblemente reconstruir lugares, sentimientos y prácticas propios de un hogar.

Nube de palabras en torno a “hogar” (home). Estas son las palabras más utilizadas por los participantes para definir el hogar.

El propósito de nuestra investigación era ofrecer un viaje reflexivo a los participantes. A través del método de fotovoz, compartieron fotografías y relatos de sus procesos de homing o construcción de hogar en los últimos meses. Encontramos experiencias diversas en la intersección entre la construcción de hogar y el COVID-19.

 

Antes de la pandemia de COVID-19, Marta se había trasladado a Bolonia. Entendía su hogar como un lugar extenso, que abarcaba los espacios públicos, dado que se sentía segura en ellos. Después de que se declarase el confinamiento, la ciudad parecía más hostil que segura. Sentía que su espacio había encogido y que se había quedado “desplazada del mundo, de la naturaleza y de la gente”. Empezó a sentir nostalgia, una sensación que no había experimentado antes del confinamiento. Hizo cosas para sentirse más en casa y reconectar con su familia y su país de origen (como cocinar las recetas de su madre, recordar historias de la infancia, colocar fotos de sus perros en las paredes y hacer videollamadas con su familia). Estas actividades le permitieron reestablecer las conexiones que habían quedado dañadas por el COVID-19. Su noción de hogar cambió, pasando de extenderse por una variedad de espacios y experiencias a depender únicamente de su pareja y sus recuerdos.

Nueva disposición. “El espacio era reducido, mi pareja y yo vivíamos en un diminuto piso abierto en Bolonia. Con el confinamiento, las condiciones espaciales del apartamento nos obligaron a compartirlo todo en nuestro pequeño universo”. —Marta

Echa un vistazo. “Un hogar es acogedor. Puedo esconderme o no bajo las mantas, es mi elección. Por supuesto que mostrarme a mí misma es un esfuerzo adicional, pero he entendido que no tengo que esconderme. A veces necesito hacerlo todavía, pero espero que dentro de poco ya no sea así”. —Sophie

Sophie solía vincular su noción de hogar al lugar donde estaban su familia y amigos próximos. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 le hizo darse cuenta de que podía tener más de un hogar. Su “casa” ya no era solo un espacio geográfico. Además, el confinamiento le proporcionó tiempo para estar consigo misma. Reflexionó sobre las cosas que había puesto de lado sobre su orientación sexual. Se dio cuenta de que había estado escondiéndose, pero ya no quería seguir haciéndolo. Ahora se sentía más cómoda en su propia piel.

 

Para Pablo, no hubo un cambio significado en su idea de hogar desde la llegada del COVID-19. Sin embargo, conforme las fronteras empezaban a cerrarse, reflexionó sobre cómo a veces nos obligan a construir un hogar; ahora ya no tenía la posibilidad de elegir dónde estar, estaba obligado a “quedarse en casa” y no podía visitar a su familia. Además, debido a la insistencia de su madre, se sintió presionado a almacenar alimentos, comprando unos 80€ de carne, algo que no haría en circunstancias normales. En otras palabras, no era libre de experimentar el hogar como hubiera querido.

Emine encontró en la pandemia de COVID-19 una oportunidad para reflexionar sobre sí misma. Descubrió que su cuerpo era muy valioso y cómodo y que necesitaba cuidarlo más, especialmente ahora que el COVID-19 representaba una amenaza a su salud. Amplió su percepción de hogar para incluir su cuerpo como parte de él.

 

Luis proyectó su idea de hogar hacia el futuro; aún estaba buscándolo. El COVID-19 reforzó su noción de hogar, que vinculaba a la necesidad de asentarse o tener un lugar fijo que hacer suyo, donde pudiera construir una relación con una pareja. Creía que ser gay y estar en movimiento eran obstáculos a la hora de tener una vivienda con una relación duradera estable. Por ello, Luis sentía que no podía hacer realidad su hogar ideal debido a su trayectoria de elevada movilidad y su sexualidad.

​​

Xiang descubrió nuevas formas de vivir el hogar durante el COVID-19. Adoptó nuevas rutinas; por ejemplo, hacer ejercicio o beber café. También empezó a utilizar espacios que su pareja y él no habían empleado antes, como su jardín. Su vivienda era un espacio acogedor y cómodo que ahora disfrutaba más.

Dos chicos en casa. “Hogar significa compañía y amor. Cuando estás solo, no es un hogar”. —Luis

 

Tras documentar todas estas experiencias, concluimos que la pandemia de COVID-19 está moldeando en diferentes grados lo que significa el proceso de homing para los estudiantes LGTBQI+ de los másteres Erasmus Mundus, cada uno a su propio modo. Se dieron cuenta de cómo habían dado por descontadas sus experiencias cotidianas, como tener un espacio personal, cuidar de sus cuerpos y la posibilidad de cruzar fronteras. Otros aspectos se volvieron más relevantes, como cocinar comida familiar, adoptar nuevas rutinas y reforzar los lazos.

 

La mayoría de los participantes relacionaron sus experiencias del hogar y su orientación sexual de la misma manera en que solían hacerlo antes de la pandemia de COVID-19. Sin embargo, para algunos de ellos la pandemia creó un nuevo espacio para entender y evaluar cómo habían vivido su orientación sexual durante su proceso de construcción de un hogar consigo mismos y con sus familias. Además, a pesar de tener una vida altamente móvil, su noción de hogar estaba aún fuertemente vinculada a la idea de asentarse. Así, estaban aún persiguiendo el hogar ideal.

En conclusión, sus testimonios muestran que sentirse como en casa es un proceso en constante evolución, a través de prácticas de arraigo y desarraigo.

Alejandra Castellanos.jpg

Alejandra Castellanos Bretón

En la actualidad soy estudiante del Máster Europeo en Migración y Relaciones Interculturales (EMMIR). Estudié un Grado en Ciencia Política y Relaciones Internacionales en Bogotá, Colombia. En los últimos años trabajé en Colombia con ONG y Naciones Unidas en temas relacionados con la coordinación en asuntos humanitarios, conflicto armado, desplazamiento forzoso, género y migración venezolana. Puedes contactarme en alejandra.castellanos.breton@uni-oldenburg.de

Lisa Marie.jpg

Lisa Marie Pérez Sosa

Soy estudiante del Máster en Migración y Relaciones Interculturales (EMMIR). Estoy investigando en la Carl von Ossietzky Universität en Oldenburg, Alemania. Anteriormente estudié Relaciones Internacionales en la Universidad de Monterrey, México (UDEM). Mi experiencia laboral se concentra en torno a los ámbitos de la integración, las migraciones, la cultura de la legalidad y los asuntos internacionales. Puedes contactarme en lisa.marie.perez.sosa@uni-oldenburg.de

Guillermo.jpg

José Guillermo Ricalde

Guillermo es actualmente estudiante del Máster Europeo en Migración y Relaciones Intercultural (EMMIR).  Tiene un Grado en Derecho y un Máster en Derechos Humanos y Derechos de los Pueblos Indígenas, durante el que se dedicó principalmente a la mediación intercultural y los procesos legales alternativos para los grupos étnicos. También ha trabajado en temas de igualdad de género y derechos LGTBIQ+ en ONG e instituciones gubernamentales en México. Puedes contactarle en jose.ricalde.perez@uni-oldenburg.de

puerro largo.png

Otros artículos

CEU graduation 2017.jpg

Armando rompecabezas en Hungría

Jenna AlthoffS.jpg

Hacerse académico en la inmovilidad: La movilidad internacional académica y la desigualdad global en la educación superior

ian-taylor-fWUGCoZgsiA-unsplash.jpg

En honor a Sarah: Una llamada a reconocer la complejidad de ser queer en el exilio