Las carreras, el final súbito y la incertidumbre: Voces de estudiantes nigerianos en la Universidad de KwaZulu-Natal (Sudáfrica)

AYEWO ADETOLA ELIZABETH  | 24 DE OCTUBRE 2020  |  ROUTED Nº12  |  TRADUCIDO DEL INGLÉS POR MAGDA R. DEHLI

Campus de Westville de la UKZN. Imagen de QuintenLetcher en Wikimedia Commons (CC BY-SA 4.0),

Este artículo se ocupa de cómo los estudiantes nigerianos que han quedado atrapados en Sudáfrica desde el 26 de marzo de 2020 están haciendo frente al confinamiento impuesto a causa del COVID-19. Analizaremos las experiencias de los estudiantes internacionales nigerianos en la Universidad de KwaZulu-Natal (UKZN) con la llegada de la pandemia y en el papel desempeñado por la Asociación Nacional de Estudiantes Nigerianos en Sudáfrica (Nanssa por sus siglas en inglés).

 

A muchos estudiantes internacionales, como los nigerianos que estudian en las instituciones de educación superior de Sudáfrica, les pilló por sorpresa el confinamiento del COVID-19. Para prevenir el contagio del COVID-19, Sudáfrica declaró un estado de desastre nacional el 15 de marzo de 2020 e impuso medidas de confinamiento en base a la Ley de Gestión de Desastres 57/2002 el 23 de marzo de 2020. En respuesta a la directiva nacional del gobierno, el 17 de marzo la Universidad de KwaZulu-Natal también suspendió todas las clases presenciales y pidió a los estudiantes internacionales instalados en las residencias universitarias que desalojaran el campus. El 18 de marzo de 2020 la oficina del vicerrector de la UKZN emitió un comunicado con las conclusiones de una reunión entre el Comité Ejecutivo de Gestión y el Consejo de Representantes Estudiantiles. El comunicado hacía hincapié en las medidas para desalojar rápidamente las residencias universitarias, a más tardar el 20 de marzo de 2020, y la organización del transporte para el desalojo de todos los estudiantes. Además, el comunicado apuntaba medidas para hacer la transición a la enseñanza virtual, suspender la programación académica (incluidos los exámenes), cambiar las fechas de todos los programas académicos y cancelar las ceremonias de graduación de abril 2020.

Los estudiantes internacionales durante el confinamiento del COVID-19

Cuando comenzó el confinamiento inicial en Sudáfrica el 26 de marzo de 2020, los estudiantes internacionales pensaron que se acabaría en un mes y que podrían volver a las clases rápidamente. Qué equivocados estaban. Ese mes pronto se convirtió en un par de meses con otra prolongación del confinamiento. Para gestionar la pandemia entre marzo y septiembre de 2020, se introdujeron distintos niveles de confinamiento (denominados “cinco niveles de alerta”) y de restricciones a escala nacional, provincial y de distrito. El nivel de alerta 5, el más estricto, limitaba la vida pública y todos los servicios no esenciales —como la enseñanza y el aprendizaje— se suspendieron. Con el nivel de alerta 1, a partir del 1 de octubre de 2020, la frontera reabrió de nuevo y volvieron a funcionar los vuelos internacionales, que permitieron a los estudiantes internacionales de países con una tasa de riesgo bajo de COVID-19 entrar en Sudáfrica. Sin embargo, las restricciones al movimiento durante el confinamiento nacional también conllevaron el cierre de los centros de procesamiento de las solicitudes y renovaciones de visados. Por tanto, todos los visados estudiantiles, que podrían haber expirado desde el comienzo del confinamiento en marzo, fueron prorrogados automáticamente hasta el 30 de junio de 2020 y luego hasta el 31 de octubre de 2020, para que los estudiantes internacionales no queden en situación irregular, puedan tener acceso a servicios sociales como sus cuentas bancarias, y eviten convertirse en “personas indeseables”.

​​
 

Salir adelante durante el COVID-19

 

Las asociaciones de estudiantes internacionales, vitales para la vida social y el apoyo académico y al bienestar, tienen un papel crucial a la hora de ayudar a los estudiantes internacionales a abrirse camino en el país receptor. Para entender cómo los estudiantes internacionales que se quedaron en Sudáfrica hicieron frente al COVID-19 entre marzo y agosto 2020, pude seguir las conversaciones de estos estudiantes sobre sus experiencias a través de redes sociales como los grupos de Facebook y WhatsApp creados por los estudiantes internacionales de la UKZN. También seguí los debates y entablé una charla informal con estudiantes internacionales de la UKZN en Telegram, creados específicamente para los nigerianos. Pude deducir que el confinamiento afectó a la liquidez de los estudiantes internacionales, que perdieron sus empleos a tiempo parcial. Esta situación es aún peor para los estudiantes de posgrado que se costean sus propios estudios y están casados y tienen hijos.

 

Además, para facilitar la enseñanza virtual, UKZN proporcionó paquetes de datos gratuitos para todos los estudiantes inscritos. Sin embargo, los estudiantes no inscritos no pudieron aprovechar el acceso a los paquetes gratuitos de datos, lo que les dificultó continuar con sus módulos. Los estudiantes de grado también se vieron afectados. Sobre todo, hubo quejas de los estudiantes internacionales sobre la forma en que fueron evacuados de improviso de las residencias universitarias, a pesar de que se les proporcionó un alojamiento provisional de emergencia. Incluso antes del COVID-19, los estudiantes ya encontraban que la actitud y el tipo de servicios ofrecidos por la oficina internacional eran insuficientes. Sin embargo, durante la pandemia, la UKZN lanzó el Fondo de Ayuda UKZN para apoyar a los estudiantes procedentes de familias vulnerables y pobres. Aun así, se desconoce hasta qué punto se beneficiaron de él los estudiantes internacionales. Sintiendo la presión de la pérdida de ingresos, la dificultad para alimentarse y la incapacidad de pagar la renta, algunos de los estudiantes recurrieron al crowdfunding. También contactaron con el consulado de su país de origen, el Consulado de Nigeria en Sudáfrica, y con sindicatos de estudiantes internacionales como la Asociación Nacional de Estudiantes Nigerianos en Sudáfrica (Nanssa) así como los Estudiantes de Nigeria Universidad de KwaZulu-Natal (ANSU).

La Asociación Nacional de Estudiantes Nigerianos en Sudáfrica

 

ANSU es el organismo que agrupa a todos los estudiantes nigerianos en los cinco campus de UKZN (Howard, Westville, Edgewood, PMB y Facultad de Medicina). ANSU se ocupa del bienestar de los estudiantes nigerianos y promueve la unidad entre los estudiantes nigerianos en UKZN. ANSU trabaja en colaboración con Nanssa. Estas asociaciones desempeñan un papel crucial a la hora de ayudar a los estudiantes en la distribución de paquetes de comida y otras ayudas de emergencia para asegurar su bienestar. A través de Nanssa, los estudiantes internacionales también contactaron con el Consulado de Nigeria en Sudáfrica para que los evacuasen cuando la situación se volvió insoportable. Esto queda patente con los 250 estudiantes nigerianos de otras instituciones de educación superior de Sudáfrica y los 160 estudiantes de los cinco campus de la UKZN notificaron su necesidad de ser evacuados. Como dijo un estudiante de posgrado:

“No hubo suficiente apoyo por parte del gobierno nigeriano, hubo que pedirles que financiasen las evacuaciones. A diferencia de otros países como Sudáfrica y EE.UU. que evacuaron a sus estudiantes atrapados”.

​​

Otro estudiante se hizo eco de estas palabras:

​​

“Resistí durante el confinamiento pero tuve que parar mi investigación porque soy estudiante de ciencias y tengo que estar en un laboratorio, lo que era imposible”.

“El confinamiento es difícil; no pude inscribirme para hacerle frente… Tuve que recurrir al crowdfunding para conseguir dinero… La Asociación Nacional de Estudiantes Nigerianos en Sudáfrica me ayudó con paquetes de comida y cupones de alimentos”.

 

Así, estos estudiantes se vieron atrapados por no ser capaces de conseguir 400.000 naira (1.034 dólares estadounidenses). Este elevado coste y el fracaso de la negociación de Nanssa llevó a muchos estudiantes nigerianos a decidir quedarse en Sudáfrica. Todo apunta a que la capacidad de los países receptores y las universidades para ayudar a los estudiantes internacionales está limitada por la prioridad concedida a los locales.

Oyewo Adetola Elizabeth

Oyewo-Umoh Adetola Elizabeth desempeña varios papeles, como consultora-investigadora, mentora estudiantil y periodista freelance. Es estudiante de doctorado en la Universidad de KwaZulu-Natal. Se dedica a la intersección de las experiencias de los estudiantes internacionales en países y universidad receptores, migraciones y personas de interés.

Otros artículos

Chiedza M Skyum_caption_Malaso Nkoiboo,

El género en las experiencias de los estudiantes migrantes retornados durante la pandemia de COVID-19

trung-pham-quoc-YDWwCkdmcKM-unsplash.jpg

La Agencia de Migración Sueca y la precariedad de la (in)movilidad durante la pandemia

Beitbridge_borderpost.jpg

Espacios blancos, espacios negros: Transporte, trazado de fronteras y subjetividad entre Zimbabue y Sudáfrica

 2018-2021, Routed Magazine   |   Creative Commons BY-NC-ND 4.0   |   Privacidad