Bienvenidos a casa: La perspectiva de los migrantes nigerianos en Sudáfrica sobre visitar a amigos y familiares durante la pandemia

UWEM UMOH SAMUEL  |  19 DE DICIEMBRE 2020  | ROUTED Nº13  |  TRADUCIDO DEL INGLÉS

En Navidad, visitar a amigos y parientes después de años sin verse es una práctica común entre los migrantes. Estos viajes son habituales para los migrantes nigerianos en Sudáfrica, que suelen regresar a casa por navidad para fortalecer los lazos con sus familiares y allegados. Sin embargo, la pandemia de COVID-19 ha hecho cada vez más difícil viajar, y muchos migrantes prefieren quedarse. Entrevisté a varios migrantes nigerianos en Durban, Sudáfrica, para entender por qué habían elegido no viajar y las implicaciones sociales que esto podría tener.

 

La mayoría de los entrevistados decidieron posponer sus viajes por razones económicas. Muchos migrantes nigerianos en Sudáfrica han perdido sus empleos, por lo que están teniendo problemas económicos. Además, el coste de los billetes de avión puede haber aumentado. El coste y la dificultad de realizar un test de coronavirus también llevaron a muchos a reconsiderar sus planes. Gladys, profesional en Durban, explicó que probablemente no viajará a casa porque su hermana le contó que la realización de pruebas de COVID-19 es un proceso muy tedioso y complejo. Gladys lo comparó con un sistema de extorsión: “A los nigerianos les gusta sacar beneficios durante crisis como el COVID-19”. El test de coronavirus cuesta unos 130 dólares estadounidenses en Nigeria, a diferencia de Sudáfrica donde se ofrece por 46 dólares o incluso gratuitamente en algunos lugares. Muchos han decidido que prefieren enviar a sus familias el dinero que habrían gastado en viajar. Incluso aquellos migrantes que cuentan con seguridad económica podrían no ir a casa por miedo a exponer a sus familias al riesgo de contagio. La dificultad económica creada por la pandemia, la compleja naturaleza de las pruebas y la preocupación de infectar a sus familiares se traducen en que pocos nigerianos regresarán a casa por Navidad este año.

 

La alteración de los viajes ha provocado ansiedad y ha hecho que sea más difícil para las familias conectar durante las fiestas. Como expresó una estudiante de posgrado nigeriana: “Acabo de dar a luz, lo ideal sería que mi madre viniese en diciembre para ayudarme a cuidar de mi bebé, pero el COVID-19 está afectando a nuestros planes. Mi madre está reticente a venir por el test de COVID-19 y porque el COVID-19 ha afectado a su disponibilidad económica para comprar un billete de avión”. Esto no solo ha dificultado la vida de la estudiante, sino que también ha privado a la familia del desarrollo de lazos afectivos y rituales familiares.

 

Además, el virus ha alterado los rituales y prácticas comunitarias, porque ha impedido a muchos nigerianos que viven en el extranjero regresar a casa para participar en funciones sociales como bodas, inauguraciones de casas, enterramientos y funciones culturales. Las medidas de distanciamiento social y las restricciones a la movilidad local dentro de Nigeria también podrían tener un impacto en las celebraciones comunitarias. Normalmente, los matrimonios se conciertan en este periodo para que los migrantes que regresan a casa puedan casarse ante la presencia de toda su familia, o asistir a estas bodas. También se confieren los títulos de jefes tribales a los “hijos e hijas” de la comunidad en honor de quienes han contribuido al desarrollo de la comunidad y a la filantropía. Además, se trae a casa a los niños que nacen en el extranjero para familiarizarlos con su cultura y tradiciones, así como conocer a los parientes, por lo que asisten a distintas funciones culturales durante el periodo de las fiestas. Es probable que las Navidades en Nigeria se vean atenuadas, con menos gasto y entretenimiento.

 

La pandemia de COVID-19 está alterando las vidas sociales de las personas de todo el mundo, y la Navidad no será diferente. Este año, muchos nigerianos tal vez no puedan renovar los lazos con su familia físicamente, y muchos de los antiguos rituales comunitarios simplemente no serán posibles. Las familias tendrán que encontrar medios innovadores, como Zoom o WhatsApp, para conectar y celebrar la Navidad.

Uwen Umoh Sam.jpg

Uwem Umoh Samuel

Uwem Umoh Samuel enseña Historia y Patrimonio Cultural y Oral en la Universidad de KwaZulu-Natal, Sudáfrica. También es investigador de campo en Tourism KwaZulu-Natal. Le interesan el turismo, las migraciones, las comunidades indígenas y la gobernanza. Puedes encontrar a Samuel en Facebook @Samuel Uwem Umoh.

puerro largo.png

Otros artículos

Jim Jimeno.jpg

Las personas que traen a los filipinos de vuelta a casa para las fiestas

Daniel Braga Nascimento.jpg

“Regresar es mucho más difícil que marcharse”: Los brasileños que trabajan en Alemania y (no) irán “a casa” en vacaciones

UKZN_westville.jpg

Las carreras, el final súbito y la incertidumbre: Estudiantes nigerianos en la Universidad de KwaZulu-Natal (Sudáfrica)